www.labrujuladelnorte.com
Isabel Díaz Ayuso, “Alumna Ilustre de la Universidad Complutense de Madrid”

Isabel Díaz Ayuso, “Alumna Ilustre de la Universidad Complutense de Madrid”

La Presidenta de la Comunidad de Madrid ha recibido el reconocimiento en su facultad, la de Periodismo de Facultad de Ciencias de la Información

martes 24 de enero de 2023, 18:42h

Isabel Díaz Ayuso ha recibido esta mañana el reconocimiento como “Alumna Ilustre de la Universidad Complutense de Madrid, al tiempo que un grupo de estudiantes han intentado evitar el acto. La Presidenta ha tenido que salir del acto protegida por las fuerzas del orden para evitar la intervención de un grupo de incontrolados intransigentes que han dado muestra de muy poco talante democrático y de intolerancia.

A continuación, ofrecemos, en su integridad, la intervención de la Presidenta Díaz Ayuso al recoger el reconocimiento de su universidad.

INTERVENCIÓN DE ISABEL DÍAZ AYUSO, PRESIDENTA DE LA COMUNIDAD DE MADRID, RECONOCIMIENTO DE ALUMNA ILUSTRE DE LA UCM

Buenos días a todos: Hay una canción que siempre me inspira en los momentos delicados, “Peces de ciudad”, que entre otras cosas dice que “al lugar donde fuiste feliz no debieras tratar de volver”.

Es cierto que los momentos mágicos de la vida no debemos tratar de imitarlos porque nunca se repiten idénticamente. Esto sólo puede generarnos nostalgia.

Sin embargo, creo que es maravilloso de vez en cuando retrotraernos a nuestro yo universitario, volver a las esencias, tratar de que aquello que era tan puro en nosotros no se pierda. Para ver la vida desde los ojos del universitario.

Fueron siete años fue mi vida.

Hasta ahora que tengo esta responsabilidad, siempre fueron los siete años más importantes de mi vida. Ligeros de equipaje sobre un cascarón de nuez.

Nos sentimos aquí peces de ciudad: y sobrevivimos. Y ganamos.

En primer lugar, quiero mostrar mi orgullo por compartir este reconocimiento con estos compañeros ilustres de nuestra universidad, la Universidad Complutense de Madrid, y con tantos compañeros de la que ha sido, y será toda la vida, mi casa, la Facultad de Ciencias de la Información.

Ayer estábamos aquí estudiando. ¿No os pasa a los demás premiados que os veis igual? Hasta que vuelves y alumno que te saca una cabeza amablemente te pregunta algo hablándote de “usted”. Solo serán válidas las palabras pronunciadas

Tengo la suerte y el honor de haber estudiado en esta institución que me dio tanto y a la que entregué todo durante esos años. Bien lo saben muchas personas que nos acompañan.

He sido orgullosa alumna de la universidad pública. Un mundo nuevo para los que veníamos del calor de las clases pequeñas y las rutinas sencillas de un estudiante de bachillerato. Desde el primer día quedé prendada de la selva que suponía para mí una facultad repleta de alumnos de todos los rincones, donde todo era excitantemente difícil, donde conocía a admirables compañeros que tenían que trabajar a horas intempestivas para poder pagarse la matrícula.

Pero, sobre todo, quedé prendada de la cantidad de cosas que se podían hacer.

Pronto formé parte de un nuevo proyecto al servicio de los alumnos, que les ayudaba a hacer prácticas en una emisora de radio y tener así la oportunidad de formarse para el complicadísimo mundo del periodista. Lo levantamos con mucho sacrificio pero una ilusión que contagiaba a todos.

Pues no estaba yo orgullosa de mi facultad ni nada. Cada vez que hablábamos con alumnos de comunicación de universidades privadas, les decía: “mucho estudio, pero, ¿emitís en directo?”.

Nuestra emisora, Radio Complutense, sí.

(Unos años más tarde vine y unas chicas me preguntaron “¿le importaría que le hiciéramos unas preguntas para Radio Complutense?”). Las miré y no supe si reír o llorar.

Durante años nos hicimos cargo de la emisora de la facultad, -hoy es Info Radio-, abriendo a las 8 de la mañana. Apagando a las 9 de la noche y dejando las llaves en portería, la mayoría de las veces con la facultad a oscuras.

Fui orgullosa representante de alumnos en Junta de facultad. Y posteriormente, miembro del Claustro de la Universidad. Ese año, arrasamos. Solo serán válidas las palabras pronunciadas.

Sin embargo, durante ese tiempo no quise afiliarme a ningún partido político porque no quería que inundaran la universidad con intereses ajenos. Bastantes dificultades teníamos.

No dejé un día de venir a la Facultad, de organizar eventos, ciclos de cine y otros certámenes culturales. De pelearme con el viejo tipómetro (una vez pinté un tipómetro de 3 pisos de largo que lloraba porque estaba acabado, los profesores de tecnología de la información indignados con razón), de traer grupos de música. De vivir y vivir. No dejé nunca de pelear para que nuestra universidad creciera y nos diera a los alumnos las mejores oportunidades.

Me independicé con sueldo de becaria y aunque pagué las tasas varias veces no pude hacer la tesis porque tenía que trabajar para pagarme una habitación. El precio de la independencia. Nunca pretendí que me regalaran título alguno. Tampoco tuve un familiar o conocido que me enchufara en ningún sitio. Como una más.

Conseguí salir adelante encontrando mi camino. Desde entonces he venido en numerosas ocasiones a dar clases con mi tutor del doctorado, a participar en conferencias, en efemérides… Siempre he sido recibida como una más.

Ahora, la decisión del Rectorado me ha hecho feliz. Una decisión que se tomó en 2019 y que hoy se ha materializado.

Hace poco leí que se estaban organizando grupos de alumnos, profesores, dirigentes universitarios y sobre todo personas ajenas a la universidad para impedir que libremente participara en este acto. Llegando algunos a las amenazas.

Pero nuevamente he querido ser una más. Por eso, con los ojos cerrados dije “sí” a estar hoy aquí.

Después de ver algunas cosas, desafiando al oleaje, por coherencia, todavía me sentí más concernida hoy aquí.

Hace pocos meses, en la facultad de derecho, era yo la que invitaba a alumnos catalanes a expresarse en libertad presumiendo de universidad. Solo serán válidas las palabras pronunciadas.

Hubiera sido todavía más incoherente si no defiendo, como hice durante mis años estudiantiles, una universidad pública de todos.

Porque pocos lugares han de ser tan plurales, libres y ejemplo de convivencia como la universidad.

Y en pocas regiones como en Madrid, vivimos entorno a contrastes, apertura y libertad.

Pero es que, además, todos, -yo también-, tenemos la obligación y la responsabilidad de defender la convivencia en la universidad presencial más grande de España. La de todos.

De modo que no cabe en mí más que gratitud, orgullo y alegría.

Le pido a los alumnos que sepan apreciar lo que supone ser alumno de esta Universidad. Que estudien, piensen, convivan, polemicen y colaboren con todos. Que sientan el alma universitaria. Que sientan lo que yo cuando el autobús llegaba a la parada de Ciencias de la Información y me bajaba orgullosa porque me dirigía a la facultad más viva de todo el campus. O al menos así la veía yo.

Una caja de color gris repleta de sorpresas.

También les adelanto que todo lo que encuentren difícil por el camino merecerá la pena porque eso es que están viviendo correctamente.

Si algo resulta fácil, sospechad.

Que los mejores años os inspiren toda la vida.

Antes de finalizar quiero agradecer al rector y al equipo del Rectorado su decisión. Les agradezco que, como han hecho otras universidades públicas con otros representantes políticos, hayan celebrado este evento a pesar de las dificultades.

Sé que no ha sido fácil, no son tiempos tranquilos. Solo serán válidas las palabras pronunciadas.

Pero qué hay más importante que enseñar a los alumnos el camino de la normalidad, de la importancia de las instituciones y de la defensa de la pluralidad y la libertad de expresión, probablemente, la forma de libertad más atacada hoy en el mundo.

Gracias por considerarme como un alumno más, en mi casa, a la que seguiré viniendo toda mi vida. Porque se es universitario hasta el final, y ese espíritu vive en nosotros para siempre.

Quizá, donde hemos sido felices, a veces debemos tratar de volver.

Muchas gracias”.

Isabel Díaz Ayuso, “Alumna Ilustre de la Universidad Complutense de Madrid”
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios